Solo Lideres
Guillermo y Nicolás Francella: una conexión real

Guillermo y Nicolás Francella: una conexión real

Una trayectoria artística repleta de éxitos y el rol de cabeza de familia convierten al mayor de los Francella en un gran referente para Nicolás, un joven que además de ser muy parecido a su padre, comparte con él la pasión por la actuación y el amor incondicional hacia Racing. La profesión los lleva a tener un alto grado de exposición y, en ese marco, las comparaciones y presiones son inevitables pero ellos, lejos de competir o de querer diferenciarse entre sí, disfrutan los proyectos en común sin dejar que el oficio opaque u obstaculice su lazo íntimo.

Debe ser extremadamente difícil para un hijo querer seguir los pasos profesionales de un padre cuando éste es tan exitoso y reconocido en su trabajo. Desde el lado del heredero se puede sentir presión para estar a la altura de las circunstancias y no avergonzar a quien se tiene como modelo, mientras que el progenitor puede oscilar entre el orgullo y la decepción, según el desempeño de su hijo. En el caso de Nicolás Francella, el gusto por la actuación no fue inmediato pero, cuando advirtió el impulso de probar suerte en el mundo artístico, no se dejó intimidar por la trayectoria de Guillermo, un argentino que además de ser el hombre que le dio la vida, es un actor admirado y reconocido tanto dentro como fuera del país.
Hay que estar muy decidido y tener mucha seguridad personal para arriesgarse por un sueño como lo ha hecho Nicolás sabiendo que, por todo lo que representa su padre desde hace muchos años, habrá depositadas en él grandes expectativas y, al mismo tiempo, los prejuicios, las comparaciones y las presiones por “ser el hijo de” estarán a la orden del día. Sin embargo, con el respaldo paterno y sus propias cualidades artísticas, el joven nacido en octubre de 1990 ya ha logrado demostrar que puede brillar por sí mismo y reafirmar el dicho que reza “de tal palo, tal astilla…” sin sentir que su apellido es un peso o una carga.
 
Unidos delante y detrás de cámara
 
Pertenecen a generaciones distintas y la condición de padre e hijo no les permite estar en igualdad de condiciones. Sin embargo, Guillermo y Nicolás han logrado a lo largo de la vida forjar un vínculo de amistad, complicidad, respeto, compañerismo y amor incondicional.
Estos hombres que comparten el apellido, la profesión y hasta características físicas dicen ser parecidos en sus formas de ser y disfrutan pasar tiempo juntos, cualquiera sea el plan. Fuera del ámbito laboral, los unen el gusto por ver películas y la pasión por Racing, por ejemplo.
Nicolás, quien a medida que crecía descubría cuán grande y significativa era la popularidad de su padre, intentó en un primer momento escaparle a la fama estudiando Publicidad aunque, al fin y al cabo, terminó dejando aflorar su veta artística reconociendo que las primeras puertas se abrieron de manera sencilla gracias a su papá pero sin olvidarse que, para mantenerse en el medio, tiene que esforzarse, trabajar, ser responsable y aprovechar las oportunidades como cualquier otro actor que no ha tenido la fortuna de tener un padre talentoso que ha entretenido a millones de personas con sus participaciones en programas como “La familia Benvenuto”, “Brigada Cola”, “Naranja y Media”, “Poné a Francella” y “Casados con hijos”.
Desde que se enteró de su intención de tener una formación teatral para seguir sus pasos, Guillermo apoya con orgullo a su hijo y, además de darle tips de actuación, lo aconseja para que no queme etapas y aprenda a disfrutar y a sentirse cómodo con esta carrera que recién comienza y que, pese a ser riesgosa y brava, ya le ha dado la posibilidad de sumarse a “Aliados”, uno de los éxitos de Cris Morena, y de debutar en teatro junto a Selva Alemán en la obra “Madres e hijos”. Con generosidad, admiración, confianza, respeto y amor mutuo, los Francella han encontrado la fórmula perfecta para fortalecer sus vínculos familiares con el arte como puente, siendo testigos recíprocos de sus crecimientos personales y profesionales.
 
Una conexión real de padre e hijo
 
Los Francella disfrutan trabajar juntos y esa química traspasa la pantalla, tal como se pudo apreciar, por ejemplo, en la película “Corazón de León”. Meses atrás, una nueva propuesta artística los unió: se trata de “Conexión real”, un corto de concientización que llama a la reflexión sobre el uso del teléfono celular dirigido por José Cicala y producido por Nicolás Cuño de Key Biscayne y gran parte de su staff.
Ese material, un juego de complicidades entre padre e hijo que deja un mensaje valioso y emocionante, no tardó en lograr una gran repercusión a escala internacional. Además de conseguir en poco tiempo millones de reproducciones en Internet y ser traducido al inglés, fue seleccionado para ser presentado en la sección Blood Window del Festival de Cannes 2016.
“Sólo Líderes” tuvo oportunidad de conversar sobre este proyecto con los protagonistas, quienes revelaron sus sensaciones y pensamientos en torno a este exitoso trabajo audiovisual, además de dar detalles acerca de la actualidad profesional y los sueños de cada uno.
 
GUILLERMO FRANCELLA 
 
KB: Nos parece raro Guillermo, vos que actuás en forma intensa, no verte en televisión…
GF: Es verdad, no estoy haciendo ahora televisión porque tampoco hay grandes propuestas. Casi todas son tiras diarias, el formato semanal no se está usando mucho, estoy más cerca del teatro, no rechazo ni reniego de la tele a la cual amo, pero me gustaría que hagan propuestas más cercanas, como “El hombre de tu vida” que fue lo último que hice, o alguna serie como fue “Casados con hijos” que me gustó mucho hacer.  Pero no de otra manera, no me gusta tampoco estar quince horas dentro de un canal de TV, sí me gusta trabajar y continuar haciendo cosas como las que vengo haciendo.
KB: Guillermo, ¿aceptaste con mucho agrado la invitación de ser uno de los protagonistas de este film que hoy nos ocupa, “Conexión real”?
GF: Sí, acepté con mucho gusto, confieso que a ambos nos movilizó la propuesta de Nicolás Cuño de hacer este corto, nos gustó el contenido, nos sentimos identificados, me parece que era necesario por lo menos exponer en algún corto o film el uso responsable de la tecnología. Estamos todos cansados de estar mirando para abajo, de desconectarnos, de no mirarnos a los ojos. Más allá de acompañarlos en una campaña de ropa que nos gustó, fue también lindo poder hacerla junto a mi hijo Nicolás y el contenido del mensaje fue lo que más nos movilizó, tanto a Nicolás como a mí.
KB: ¿Qué opinás de esta adicción que atrapa y nos resta calidad de vida?
GF: Sucede que nos cuesta a todos los que quedamos prendidos al tema celular. Se nos hace difícil olvidarnos del mismo. Reconozco que si nos están mandando un mensaje, es difícil no mirar quién lo envió. En los momentos familiares también se hace difícil pero intentamos no tocarlo en circunstancias muy especiales, a veces no se logra, es todo un trabajo porque uno podría decir ‘en casa no lo usamos’ pero es mentira, se sigue usando y mucho, pero hay un momento que se atenúa. Se busca no estar diciendo “dejá el teléfono” porque te contestan “¿y vos no lo usás?” Entonces tratamos de no tocarlo en la comida, salvo que sea por alguna urgencia.
KB ¿Por qué te parece que este corto se viralizó tan rápido en las redes sociales?
GF: Porque creo que la mayoría de la población está identificada con el contenido, por eso tuvo tanta repercusión y se viralizó de tal manera. Creo que fueron muchos motivos, hacía mucho que no realizábamos nada juntos con Nicolás, y esto también influyó muchísimo sin duda. Provocó algo fuerte en la gente, hay un idilio muy lindo, recibimos mucho ese amor que nos demuestran día tras día. Poder hacer una campaña juntos de este estilo impactó, y creo que también tuvo un plus de la repercusión que tiene cada cosa que realizamos. Nos sentimos muy queridos y valorados por la gente en este film sobre el consumo indiscriminado del celular.
KB ¿Qué opinas sobre el uso de las redes sociales en general? ¿Utilizas alguna de ellas?
GF: Te confieso que yo no comulgo mucho con eso, para nada, no tengo ninguna, solo tengo Twitter para leer a personas que me interesa seguir. Me parece que es atractivo el uso de las redes sociales, pero no para ventilar la privacidad de uno. No comulgo en lo más mínimo, sí por trabajo, sí por necesidades de comunicación inmediata, pero respecto a la persona que comparte su vida con sus seguidores, estoy en la antípoda de pensar como ella. Y a Nicolás le pasa lo mismo, el sí tiene Twitter pero lo usa solo por trabajo, a veces miro lo que pone y puede estar un mes sin escribir.
KB: ¿Algún sueño pendiente Guillermo?
GF: Te confieso que siempre para mí, lo mejor está por venir. Por eso quizás no tenga sueños pendientes…
 
NICOLÁS  FRANCELLA
 
KB: Nicolás, ¿cómo es la relación con tu padre?
NF: Es fantástica. Muchas veces puede ser caótica, en mi caso es todo lo contrario, compartir la profesión está bueno, tenés una fuente de consulta constante y la crítica más objetiva del mundo, entonces lo castigás, te castiga él, es un ida y vuelta ideal. Nuestra conexión es además de la de padre e hijo, de amistad, somos dos amigos.
KB: ¿Qué conexiones se dan a tu criterio entre el mensaje del film y la marca Key Biscayne?
NF: Las conexiones, son muchas. Es tocar un tema tan actual donde, por medio de un corto, llevamos a la reflexión modificar un poco nuestros comportamientos bajo un guión y una historia chiquita, y sentí que la gente podría verse reflejada y qué mejor que hacerlo con mi viejo por la relación que tenemos. La marca de Nicolás Cuño sintetiza justamente ir despacio, hacia adentro, encontrarnos en esa paz absoluta…
KB: ¿Cuál es la trascendencia que tiene este mensaje en la juventud? ¿Qué opinás de esta adicción tecnológica que nos está restando tanta calidad de vida?
NF: Nací en una generación donde la tecnología está bastante avanzada y soy el primero que por ahí a veces baja la cabeza, pero es lo que decimos siempre: no es contra la tecnología sino que es contra el uso irresponsable de ella y es elegir algunos momentos para no utilizarla y no abusar.
KB: ¿En tu caso, interfiere el uso de la tecnología en el vínculo familiar?
NF: No interfiere para nada en la familia, lo utilizo para promocionar mis trabajos. En las cenas familiares, que son los momentos más íntimos, tratamos de que nadie use el celular; en lo laboral son momentos, no es que estoy todo el tiempo con el teléfono en el oído.
KB: ¿Utilizás redes sociales? ¿Qué tipo?
NF: Las redes sociales las utilizo para comunicar, no para exteriorizar mis cosas o temas personales. Es una herramienta muy buena para promocionar trabajos de un día a otro, es un instrumento que es muy útil, rápido y eficaz al momento de laburar, no hace falta llamar ni nada, sino que poniendo lo que vas a hacer ya se viraliza, después tengo otras pero muy personales y tampoco estoy tan pendiente de ellas.
KB: ¿Imaginaste en algún momento que este corto “Conexión real” iba a ser seleccionado por el Festival de Cannes?
NF: Para nada. No me imaginaba que este video iba a ir al festival  de Cannes, obviamente uno cuando hace un trabajo pretende que le vaya de la mejor manera, principalmente lo que buscamos fue enviar un mensaje a la sociedad, por un tema tan actual y masivo hoy en día. Como laburador, que se pondere de esa manera y que trascienda algo nacional es un orgullo. 
KB: “Corazón de león” ha sido un comienzo en tu carrera lleno de éxitos…
NF: Sí, confieso que “Corazón de león” fue mi primer trabajo y fue una experiencia única, por ser mi primer trabajo, por la generosidad que tuvo todo el equipo, por la amistad que construí con el grupo de trabajo, por compartir una gran relación laboral junto a mi viejo. Fue una sumatoria de cosas que hizo que mi primer proyecto sea tal como lo esperaba, soñado. 
KB: ¿Hay proyectos futuros para seguir con este binomio en la ficción?
NF: No, a partir de que hicimos “Corazón de león” decidimos seguir cada uno con sus caminos, fue una cuenta pendiente y un casillero tachado. Pudimos compartir trabajo, ahora pudimos compartir algo externo como este video, hemos tenido propuestas pero hemos decidido que nuestros caminos vayan cada uno por su lado. Tuvimos la oportunidad de hacerlo y eso es lo importante. 
KB: ¿Tenés maestros que te hayan marcado a fuego?
NF: No tengo nombres puntuales como maestros a pesar que admiro a tanta gente, más allá de lo artístico, admiro a la gente principalmente que busca la autogestión, que gesta lo propio, el busca, el culo inquieto, toda es agente es a quien más aprecio. 
KB: ¿Existe algún protagónico que te gustaría representar?
NF: No deseo hacer un papel concretamente, deseo sí tener continuidad, crecer en mi laburo, tener oportunidades heterogéneas y mejorar día a día, es una profesión en la que no parás de aprender y de seguir creciendo.
KB: ¿Sos feliz habiendo encontrado tu vocación?
NF: Muy feliz, ahora me siento pleno. Hace algunos años atrás, fui siempre buscando y nada me motivaba del todo, fue un largo camino recorrido encontrar mi vocación actoral. Con el tiempo, fuí a trabajar feliz, con un grado de motivación extremo y agradeciendo que había encontrado mi laburo, mi profesión, hoy, con este trabajo, hago lo que amo.
KB: ¿Qué género artístico disfrutás más?
NF: Amo los tres géneros: hice teatro hace once meses, terminé hace un mes la obra y estoy haciendo dos películas, además rescato muchas cosas positivas de la tele. Al mundo del teatro lo conocí este año y lo amé, el cine es otro tipo de proceso que también es fantástico y aprendo de los tres.
KB: ¿Un desafío o un sueño pendiente?
NF: ¿Sabés? Soy una persona que no se pone metas. ¿Si tengo un desafío a nivel personal…? En este momento es agradecer todos los días tener continuidad en mis actuaciones, poder realizar proyectos y aprovechar las oportunidades. Pero como te comenté, no soy de ponerme metas, todos son desafíos para mí…

 

Texto: Kamala Bonifazi y Verónica Gudiña

Fotos: Gabriel Machado, Lu del Mar, Gisele Martínez, Nicolás Huerin y

Gentileza Nicolás Cuño