Solo Lideres

Antonela y Lionel Messi, protagonistas de la boda del año

Hace más de veinte años, cuando los dos transitaban la infancia, él le anticipó que “un día” serían novios. El noviazgo se concretó en la juventud y duró una década hasta dar paso a un casamiento que, gracias a la magnitud de la celebración, paralizó al mundo.

 Cuentan que Lionel Messi no llegaba a los 10 años cuando le escribió una carta de amor a Antonela Roccuzzo, la prima de un amigo, y le manifestó su confianza en que “un día” ambos serían novios. Seguramente Leo por entonces no se imaginaba lo que le depararía el destino: con el paso del tiempo se convirtió en ídolo de multitudes y en multimillonario. Su vida, por supuesto, cambió mucho desde aquel momento, pero sus sentimientos por “La Negra” se mantuvieron inalterables.
Primero fueron amigos hasta que llegó la mudanza de Messi a Barcelona. El vínculo se enfrió, pero no desapareció: solían encontrarse, cada tanto, en los regresos del jugador a Rosario. Con Leo ya hecho profesional, la amistad se transformó, por fin, en romance. Fueron diez años que vivieron con intensidad; en el camino, nacieron Thiago y Mateo, sus hijos.
Finalmente llegó el instante de dar el sí, y lo hicieron a todo trapo. Fieles a sus orígenes, Lionel y Antonela se casaron en suelo rosarino. El Casino City Center fue el escenario de la boda del año, a la cual asistieron unos 260 invitados. La actividad del esposo hizo que abundaran los famosos: Neymar, Luis Suárez, Marcelo Tinelli, Guillermina Valdés, Cesc Fábregas, Carles Puyol, Gerard Piqué, Shakira, el Kun Agüero, Karina La Princesita, Ángel Di María, Fernando Gago, Gisela Dulko, Sergio Romero, Eliana Guercio, Javier Mascherano…
El regalo de Messi a su flamante esposa fue la presencia de Abel Pintos en la ceremonia, cantando “Sin principio ni final”. En la fiesta, además, actuaron Márama, Rombai, Dalila y Karina. Roccuzzo brilló con un vestido de Rosa Clará, mientras que la madre y la hermana de Lionel se lucieron con diseños de Claudio Cosano.
La boda atrajo la atención del planeta y seguramente será inolvidable para la pareja y sus invitados. Pero no solo eso: por pedido de los protagonistas, no hubo regalos para ellos, sino una invitación a donar dinero a la fundación creada por el astro. En el gran casamiento rosarino, hubo amor, diversión y también solidaridad.



Texto: Redacción Sólo Líderes

Fotos: Andrés Preumayr