Solo Lideres
Los volcanes activos como atractivo turístico

Los volcanes activos como atractivo turístico

El sentido común indica que visitar un volcán que puede entrar en erupción no es una buena idea. Sin embargo, muchos aventureros organizan viajes para conocer montañas que están en condiciones de expulsar lava.

 Un volcán activo puede generar miedo, pero también curiosidad y fascinación. Por eso el turismo volcánico es una modalidad popular entre quienes desean vivir una aventura en contacto directo con la naturaleza. A lo largo y ancho del planeta, muchos volcanes en actividad atraen a viajeros dispuestos a enfrentarse al peligro.

El monte Vesubio, en Italia, es uno de los volcanes activos más conocidos. Gran parte de su fama se debe a la erupción del año 79 que sepultó a las localidades de Herculano y Pompeya. El Vesubio se mantiene en calma desde 1944, cuando registró actividad por última vez. Un camino asfaltado permite llegar casi hasta su punto más alto, aunque el último tramo debe realizarse a pie.

A más de siete décadas de su erupción más reciente, el Vesubio no aparenta ser un riesgo inminente. Otros volcanes, en cambio, han mostrado su poder hace poco tiempo y pese a todo siguen siendo considerados como destinos turísticos.

En Chile, el volcán Villarica atrae anualmente a más de 100.000 visitantes. Muchos de ellos incluso asumen el desafío de ascender a su cumbre y llegar hasta su cráter. La propuesta es tentadora ya que el Parque Nacional Villarrica atesora paisajes bellísimos, pero no hay que olvidar que el volcán entró en actividad hace apenas dos años, en 2015.

Hawái es otro lugar elegido por los amantes del turismo volcánico. La isla cuenta con uno de los volcanes más activos del mundo: el Kilauea, que desde 1983 expulsa lava y gases de manera constante. Millones de hombres y mujeres visitan cada año el Parque Nacional de los Volcanes de Hawái, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, para acercarse a él. Una de las excursiones más interesantes consiste en navegar en torno al Kilauea para observar cómo su flujo de lava llega al agua y se funde con el océano Pacífico.

Cabe destacar que los volcanes activos de Argentina no son excepción y también cautivan a los turistas. Como el Copahue, en la frontera con Chile, que generó un alerta amarilla en junio de este año. A su cráter, por ejemplo, se puede llegar mediante cabalgatas organizadas por guías locales.