Solo Lideres
Hatha yoga, la unión del cuerpo y el alma

Hatha yoga, la unión del cuerpo y el alma

El yoga presenta múltiples modalidades que comparten una misma finalidad: favorecer el bienestar de las personas. En el mundo occidental, la vertiente más popular es el hatha yoga, basado en las posturas corporales aunque va más allá.

Algunos lo asocian a una práctica espiritual; otros, lo ven como una actividad física. Lo cierto es que el yoga es una disciplina integral que no separa al cuerpo de los elementos abstractos o simbólicos. Sin embargo, hay diversas variantes que hacen hincapié en uno u otro aspecto.

El hatha yoga es el más practicado en los países occidentales. Se trata del yoga que se centra en las cuestiones físicas, pero sin dejar de considerar otras facetas como la meditación y la respiración. De todos modos, en su versión más elemental, es esencialmente una rutina de asanas (posturas corporales) y mudras (gestos manuales).

No hay requisitos para sumarse al hatha yoga: es apto para niños, mujeres y hombres de todas las edades y de cualquier estado físico. Los instructores están capacitados para guiar la práctica de acuerdo a las capacidades y condiciones de cada uno.

En el sentido más elevado, el hatha yoga busca la unión del cuerpo, la mente y el espíritu. Pero, simplificando un poco, se puede decir que el hatha yoga ayuda a minimizar el estrés, contribuye a la relajación, mejora la flexibilidad corporal y fortalece los músculos. Este método utiliza el cuerpo físico para que, a partir de un trabajo reflexivo, el individuo pueda expandir los límites de su percepción y de su conciencia.

¿En qué consiste una clase de hatha yoga? Por lo general estas sesiones integran un trabajo orientado hacia el interior (meditación), ejercicios de respiración y posturas físicas. Algunas de las asanas más conocidas son la postura del arco, la postura del camello y la postura de la cobra.

El hatha yoga, en definitiva, es un yoga suave y accesible. Por eso se lo suele considerar como una introducción al universo yóguico: a partir del hatha yoga, se pueden recorrer otras modalidades más complejas.

A la hora de hacer una pausa en la rutina o modificar la aceleración cotidiana, el hatha yoga aparece como un aliado inmejorable para ganar calidad de vida. Es cuestión de darle una oportunidad y animarse a cambiar.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes