Solo Lideres
Baile, meditación y yoga matinales, los ejes de Daybreaker

Baile, meditación y yoga matinales, los ejes de Daybreaker

Estados Unidos es la cuna de un evento que surgió para arrancar cada jornada de modo placentero, combinando prácticas de vida sana, bienestar y relajación. Cada vez más gente alrededor del mundo se suma a esta novedosa propuesta.

Los encantos de la noche, y los peligros que acarrea cuando se exceden los límites, están perdiendo protagonismo desde que en Nueva York surgió Daybreaker, una convocatoria festiva que, poco a poco, está traspasando las fronteras dando origen a un nuevo estilo de vida que promueve una mayor conciencia por el cuidado del organismo.

Este evento, que ya desembarcó en Buenos Aires y promete multiplicarse por otras ciudades argentinas, invita a madrugar para iniciar la jornada con alegría, energía y buena onda. Después de un rato de baile, meditación, desayunos saludables y ejercicios de yoga, cada uno queda liberado para cumplir con su rutina cotidiana, que puede ser desde volver al hogar para cuidar a los más pequeños de la familia, dirigirse a la oficina o ir a estudiar. Quienes asistieron o conocen por las redes sociales esta novedosa cita grupal no dudan en recomendar esta experiencia porque, además de original, es positiva para la salud.

Entre los asistentes y anfitriones de cada Daybreaker puede haber algunos disfrazados para hacer más pintoresco y entretenido el encuentro. Lo que no faltan son las colchonetas para la práctica de yoga, opciones para alimentarse de manera sana (teniendo para elegir entre productos veganos, yogures, cereales, agua, té frío y jugos naturales de fruta en vez de bebidas alcohólicas o comida chatarra) ni la música, con shows y performances en vivo.

Inicios del Daybreaker

Según se cuenta, antes de convertirse en un fenómeno social que ha conquistado a Los Ángeles, Miami, Shanghái, Montreal, Londres, Toronto, Ámsterdam y París, entre otros rincones, esta rave saludable fue un “experimento social” impulsado por dos amigos que, en Brooklyn, quisieron averiguar qué efecto tendría ofrecer una alternativa novedosa para divertirse en grupo. El éxito fue inmediato y, desde entonces, estas celebraciones mensuales para jóvenes de espíritu alegre y vanguardista van extendiéndose por hoteles, establecimientos gastronómicos, sótanos y hasta por embarcaciones.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes