Solo Lideres
Perfumes: Seducci贸n invisible

Perfumes: Seducci贸n invisible

Las fragancias son objetos de deseo que estimulan diversos sentidos: todas mantienen en actividad al olfato, pero muchas apuntan al mismo tiempo a provocar al tacto y a la vista desde sus originales y exclusivas presentaciones. A veces, incluso, el gusto resulta activado por las notas frutales del aroma apreciado.

No se ven cuando se los usa, pero se perciben durante largas horas y hasta sirven para activar recuerdos y tener presente a alguien. A la hora de la conquista amorosa, además, resultan clave. El poder de los perfumes es inmenso, por eso hay que seleccionarlos bien y aprender a aprovecharlos al máximo. Las fragancias no distinguen género ni generaciones porque desde muy temprana edad, hombres y mujeres apelan a los aromas para sentirse más frescos y seductores. Claro que para el género femenino, hay en estos productos mucho más que un detalle…

Sofisticación y placer
Numerosas marcas desarrollan perfumes tratando de ofrecer no solamente aromas agradables y originales, sino también envases dignos de exhibir como adorno. Para representar la esencia femenina, por ejemplo, Carolina Herrera optó por comercializar su propuesta “Good Girl” en un frasco que reproduce la forma de un zapato con taco aguja. “Flower by Kenzo”, en tanto, se consigue en una especie de botella que, a modo de florero, luce una flor en su parte superior, mientras que “Princess” de Vera Wang está contenido en un corazón cuya tapa es una corona. “Le Male” y “Classique”, ambos de Jean Paul Gaultier, imitan respectivamente al cuerpo masculino y al femenino.
En estos casos, cuando el perfume llega a su fin queda como recuerdo una verdadera joya capaz de imprimirle distinción y glamour a un baño o a un dormitorio.
Claro que un recipiente elegante y exclusivo no es garantía de aromas irresistibles: cada persona, en función de sus preferencias, debe priorizar el contenido porque no todas las pieles se embellecen con las mismas combinaciones. Algunos son favorecidos por las fragancias florales, mientras que otros pueden identificarse mejor con el estilo frutal, por detallar dos posibilidades comunes.
Lejos de ser un detalle que pasa desapercibido, los perfumes actúan como huellas de identificación. De ahí la importancia de seleccionar aquel que se adapta al estilo de vida y personalidad de quien lo usa en todo momento y lugar.
Tan fuerte es el alcance de estos elementos que unas pocas gotas alcanzan para asociar una fragancia a alguien en particular. Por eso, al momento de atesorar para siempre el olor tan característico de alguien amado, el envase es lo que menos importa: lo que se busca es poder, a través del perfume, sentir la presencia y el acompañamiento de esa pareja, abuela, hijo o madre que, por alguna razón, ya no está y así volver, mediante esa esencia invisible, a otros tiempos, recordando vivencias importantes y momentos felices. ¿Cómo no amar y darle importancia a los perfumes, si trascienden las modas, traspasan las cuestiones cosméticas y son aliados de nuestro bienestar físico y mental?
 



Texto: Redacci贸n S贸lo L铆deres