Solo Lideres
Stella McCartney y Clare Waight Keller, las favoritas de Meghan Markle

Stella McCartney y Clare Waight Keller, las favoritas de Meghan Markle

Una novia siempre quiere verse espléndida el día de su boda, pero cuando la protagonista es pareja de un príncipe la exigencia por el look es mayor porque hay tradiciones que cumplir, protocolos que respetar y tendencias que marcar...

 La estadounidense Meghan Markle estaba acostumbrada a la exposición pública a raíz de su carrera como actriz, aunque su romance con el hijo menor de Lady Di le dio una enorme visibilidad a escala internacional. Ese vínculo llegó al altar y, consciente del interés mundial por esa boda real, la joven eligió con gran responsabilidad a las encargadas de embellecer su imagen durante su casamiento con el príncipe Harry. Más allá de la trascendencia que ella sabía que iban a tener sus vestidos, en ambos casos más que buscar la moda priorizó sus preferencias personales.

El secreto de las manos detrás del look nupcial se mantuvo hasta último momento. Cuando el misterio se develó, Clare Waight Keller, quien se encarga de la dirección artística de Givenchy, consiguió una notoriedad impresionante. Su creación fue sencilla y marcó la silueta de la novia: sin estridencias, apostando por el minimalismo y con un corte simple, esta diseñadora británica hizo brillar a Meghan en la ceremonia enfundándola en un vestido de seda blanca sin bordados ni estampados distrayendo la vista que incluyó escote barco, manga francesa y una cola de gran extensión. La enagua, en tanto, fue de organza de seda. Unos zapatos de Givenchy, joyas de Cartier, una tiara antigua que forma parte del legado familiar y el anillo de casada producido por Cleave and Company completaron su imagen.

Según dejó trascender la Casa Real, Markle entró en contacto con Waight Keller a comienzos de 2018 y confió en su trabajo por la elegancia de sus propuestas, su estética atemporal y su “costura impecable”.

Para la celebración más íntima, la segunda de este acontecimiento, la actual Duquesa de Sussex optó por un diseño sobrio y distinguido de Stella McCartney. En esa oportunidad, el resultado fue más sensual ya que esta obra confeccionada en crêpe de seda era larga y de cuello alto pero dejó al descubierto la espalda de la recién casada. El calzado, para tal ocasión, fueron zapatos en nude con suelas azules fabricados en satén por Aquazzura.



Texto: Redacción Sólo Líderes