Solo Lideres
La cosmética natural gana protagonismo a escala mundial

La cosmética natural gana protagonismo a escala mundial

La conciencia verde anima a cada vez más gente a adoptar buenos hábitos y a consumir productos ecológicos. La higiene personal y los cuidados de belleza se engloban en estas prácticas saludables y responsables con el medio ambiente.

 El maquillaje, el champú, las cremas, el jabón, los protectores solares y hasta los perfumes pueden elaborarse de manera casera si la idea es evitar los químicos y los componentes contaminantes que muchas marcas incluyen en su mercadería. Este desafío, además de tener el valor de lo artesanal y cuidar al máximo al organismo, ayuda a realzar la importancia de lo natural y resulta amigable con el medio ambiente.

El aloe vera, la cera de abeja, el aceite de oliva y el bicarbonato de sodio son grandes aliados de la cosmética natural. Conociendo sus características y aprendiendo a combinarlos se consiguen fórmulas beneficiosas para diferentes partes del cuerpo.

De no querer experimentar o no tener tiempo disponible para esta actividad sostenible, conviene averiguar sobre emprendimientos especializados en cosmética natural, ecológica, orgánica y hasta vegana. Así, entonces, es posible que hombres y mujeres logren verse bien sin entrar en contacto con productos logrados en base a derivados del petróleo, experimentación con animales e ingredientes sintéticos.

Para satisfacción de aquellos que tienen un estilo de vida respetuoso con todos los seres vivos, es posible lucir el pelo brillante y sedoso, uñas bien cuidadas, piel tersa y el rostro maquillado apelando a opciones cruelty free, es decir, desarrolladas sin necesidad de maltratar especies.

Las materias primas que nutren a la cosmética natural proceden generalmente de semillas, frutos y plantas. Con aceites vegetales puros, pigmentos naturales, técnicas apropiadas y agregados específicos según el resultado deseado, por ejemplo, se consiguen jabones originales de exquisito aroma capaces de, entre otras cualidades, tener propiedades antisépticas y poder regenerativo.

Es interesante tener en cuenta que, para minimizar el riesgo de comprar productos que aseguran ser “verdes” cuando no lo son, es necesario revisar el envoltorio a fin de hallar la certificación ecológica lograda al cumplir estándares de calidad, así como es importante también tener referencias de la marca y prestar atención a los ingredientes descriptos en cada envase.



Texto: Redacción Sólo Líderes