Solo Lideres
El Ayurveda como medicina complementaria: Una práctica milenaria actual y dinámica

El Ayurveda como medicina complementaria: Una práctica milenaria actual y dinámica

El Ayurveda es la medicina tradicional de la India y el legado de una sabiduría milenaria. “Ayurveda” es un término sánscrito que significa “ciencia (veda) de la vida (?yus)” y sus orígenes se pierden en los primeros horizontes del tiempo.

Si bien según la visión tradicional hindú la sabiduría del Ayurveda es eterna y sin comienzo, ya que fue el mismo creador del mundo (Brahm?) quien lo transmitió a todos los seres para protegerles de la enfermedad y proporcionarles las llaves de la salud, la larga vida y la felicidad, los primeros registros conscientes y elaborados sobres las primeras prácticas ayurvédicas datan de hace más de 4000 años –unos mil años después de la aparición de la escritura-.
El Ayurveda concibe al ser humano como una unidad integrada de cuerpo, mente y espíritu. El individuo es una representación en miniatura del cosmos y al mismo tiempo parte integrante de él, ya que es un sistema abierto en continua relación con su entorno social y natural.
Según la filosofía hindú todo en el universo deriva de los cinco elementos primordiales (éter, aire, fuego, agua y tierra) y por lo tanto también nuestro cuerpo, los alimentos y las medicinas con que lo tratamos; de hecho, según la sabiduría ayurvédica no hay nada en la naturaleza que no pueda ser utilizado en alguna ocasión como medicina; el Ayurveda es la ciencia que nos enseña cómo utilizar los recursos naturales, de forma respetuosa y consciente, para mantener nuestro equilibrio físico y mental.
Los cinco elementos primordiales de los que procede todo el universo se reflejan en los organismos biológicos en la forma de los tres doshas: v?ta, pitta y kapha. Los tres doshas son tres energías muy sutiles que sustentan todas las funciones fisiológicas y psicológicas. V?ta representa el viento, lo ligero y lo móvil; pitta representa el sol, el fuego, el calor y el poder de transformación y, finalmente, kapha representa la luna, el agua, lo oscuro y lo pesado. Nuestro cuerpo está formado por los tres doshas pero en cada individuo uno de ellos predomina: esto es lo el Ayurveda llama nuestra “constitución” (prakriti).
El Ayurveda concibe la enfermedad como un desequilibrio con en este orden que se manifiesta en el individuo como disarmonía entre los tres doshas. Por eso la terapia, a base de medicinas naturales y regulaciones en nuestros hábitos y dieta, persigue restablecer la concordancia de los tres doshas (como la melodía de un concierto) para que se reestablezca de este modo una relación acorde a nuestra dimensión natural, social y espiritual.
El estado de salud es por lo tanto observado como un estado de equilibrio dinámico entre los tres doshas, que en cada individuo estará en función de su constitución. Destaquemos que este equilibrio no se limita al estado del cuerpo sino que abarca también al de la mente y el alma. El antiguo maestro ayurvédico Sushruta (600 a.C) define la salud del siguiente modo:
“una persona sana es aquella cuyas tres funciones biológicas (doshas), el fuego digestivo (agni) y los elementos constitutivos (dh?tus) están en equilibrio, y sus sentidos, mente y alma están en calma” (Sushruta Samhit?, S?trasth?na, Cap 15, verso 10).
Para el Ayurveda cada individuo es único, no sólo por su constitución sino también por su entorno, circunstancias e historia vital. Para que la terapia tenga éxito es muy importante que el médico conozca bien la historia y el modo de vida de su paciente y que el paciente tome parte activa en el tratamiento; con la ayuda del médico, es el paciente quien en último término comprenderá las raíces de su problema y tomará la responsabilidad y gestión sobre su estado.
El Ayurveda no es sólo un sistema de medicina completa y científica y empírica (fáctica) a la vez sino una filosofía que nos ayuda a conocernos y aceptarnos tal como somos; un modo de vida que nos enseña cómo dar lo máximo de nosotros mismos, protegiendo nuestra salud y el bienestar general. La terapia ayurvédica es enorme e incluye medicinas herbales y minerales, tratamientos de desintoxicación y masajes con aceite y nutrientes. Sin embargo, el equilibrio puede obtenerse regulando la dieta, los hábitos y el estilo de vida de forma de volverlos más adecuado para cada paciente. Según la tradición ayurvédica no sólo es alimento lo que se come, sino todo lo que ingresa por nuestros sentidos. El individuo no sólo procesa los nutrientes, sino los estímulos externos que pueden ser en algunos casos causas de de desequilibrio. Revalorar las circunstancias y establecer un plan personalizado es la base de la terapia ayurvédica.
Tal vez por estos motivos el Ayurveda es útil para todos, independientemente de la geografía, clase social, raza, religión y cultura, y ha logrado encontrar su propio espacio en el mundo occidental moderno, complementando y complementándose en el diálogo con la ciencia médica moderna –Alopatía- y otras terapias naturales. Existe evidencia clínica factible y demostrable de la eficacia de la terapia ayurvédica incluyendo todas sus ramas en la búsqueda del equilibrio y en armonía con las terapias occidentales tradicionales con las que usualmente estamos más familiarizados.
Contacto: 

Dr. Alejandro Rossi

Espacio Pringles Pte. Roca 745
Calma Alma San Juan 2121
Celular: 341 552 4473


Texto: Dr. Alejandro D. Á. Rossi