Solo Lideres
Caravaggio: Del brillo a la oscuridad

Caravaggio: Del brillo a la oscuridad

Michelangelo Merisi da Caravaggio asombró al mundo con su talento para la pintura. Sus juegos de luces y sombras marcaron el nacimiento de un nuevo estilo e influenciaron a varias generaciones de artistas. Detrás del genio admirado, sin embargo, había una persona atormentada de comportamiento violento que enfrentó más de una decena de juicios.

El nacimiento de Michelangelo Merisi tuvo lugar el 29 de septiembre de 1571 en la ciudad de Milán. Hijo de Lucía Aratori y Fermo Merisi, su padre era un arquitecto que se desempeñaba bajo las órdenes del Marqués de Caravaggio, un pueblo de la región de Lombardía. Ante el avance de la peste bubónica por el territorio milanés, la familia decidió instalarse en la localidad de dicho noble. Michelangelo, de este modo, creció en Caravaggio y más adelante adoptó el nombre de la región para firmar sus cuadros.
--
A los 13 años de edad, Caravaggio se convirtió en aprendiz de Simone Peterzano, quien a su vez fue discípulo de Tiziano. Sus padres se encargaron de enseñarle el enorme acervo cultural de Milán y además se cree que el joven estuvo en Venecia, admirando diversas manifestaciones artísticas. Ya en 1592, arribó a la capital italiana con escasa cantidad de dinero pero dispuesto a triunfar. La apuesta fue positiva: poco tiempo después de su arribo, Giuseppe Cesari lo invitó a trabajar en su taller. El reconocimiento no tardaría en llegar.
--
“Muchacho pelando fruta” y “Cestos con frutas” están entre las primeras obras conocidas de Caravaggio, quien ya mostraba su apego por el realismo. Dos años después de ingresar al taller de Cesari, tomó la decisión de alejarse para forjar su propio camino y estableció varios contactos que lo ayudaron a crecer. Un aliado clave en este despegue fue el cardenal Francesco María del Monte, que se convirtió en su mecenas y le encargó numerosos trabajos.
--
En el marco de la Contrarreforma, la Iglesia católica se apoyó en muchos artistas para la decoración de sus templos. Uno de ellos fue Caravaggio, creador de óleos de temática religiosa como “San Francisco de Asís en éxtasis”, “El Santo Entierro” y “Marta y María Magdalena”, además de responsable de la ornamentación de la Capilla Contarelli. Sin embargo, la estética cruda y el componente violento de varios de sus cuadros no siempre resultaron bien recibidos e incluso fue obligado a rehacer algunas pinturas.
--
Caravaggio dominó como pocos la técnica del claroscuro. En sus lienzos solía apelar a los contrastes entre volúmenes para hacer hincapié en elementos específicos a través de la iluminación, ensombreciendo otros componentes. A partir de un uso radical del claroscuro impulsó el tenebrismo, un estilo basado en la utilización de luz sobre las figuras centrales, dispuestas a su vez en un fondo oscuro. La influencia de Caravaggio dio lugar al caravaggismo con exponentes como Giovanni Battista Caracciolo y Bartolomeo Manfredi.
--
Caravaggio se hizo famoso por su dominio del claroscuro y por retratar a los personajes religiosos como individuos reales, incluso usando a prostitutas y mendigos como modelos. Su talento artístico lo transformó en un referente del barroco y del naturalismo, pero también ganó repercusión por su comportamiento inestable y por su conducta contraria a las normas aceptadas socialmente en su época. Cuentan los historiadores que era pendenciero, solía andar con un sable a cuestas y mantenía amoríos con hombres y mujeres.
--
Muchos pasajes de la vida de Caravaggio están envueltos en un halo de misterio. Se narran diversos episodios que nunca han podido ser comprobados con pruebas fehacientes, como un supuesto asesinato que cometió en su infancia y que habría llevado a sus padres a enviarlo lejos de casa. Sí se sabe que sus riñas eran frecuentes y que tuvo que comparecer ante la Justicia más de diez veces. Entre las causas documentadas aparecen un incidente con un mozo a quien le arrojó un plato y una contienda con un policía al que insultó.
--
A Caravaggio se lo ubica como el líder de una especie de patota callejera siempre dispuesta a enfrascarse en peleas. El 29 de mayo de 1606, en el marco de un juego de palma –deporte predecesor del tenis–, el artista discutió con el proxeneta Ranuccio Tomassoni. En este marco, Caravaggio lo tiró al suelo y lo castró, provocándole la muerte. Frente a este hecho, el papa Pablo V lo condenó a muerte. Esta sentencia y las amenazas de los secuaces de Tomassoni lo forzaron a abandonar Roma.
--
Tras el crimen de Tomassoni, Caravaggio se exilió en Nápoles. Mientras evitaba a las autoridades y se ocultaba de las amistades de su víctima mortal, pudo retomar su carrera. Pese a que estuvo un tiempo en Malta, regresó a Nápoles tras meterse otra vez en problemas. De nuevo en la capital de la región de Campania, el genio tenebrista sufrió una golpiza en la Ostería del Cerriglio. Su vida se derrumbaba sin pausa hasta que, en 1610, se dispuso a regresar a Roma.
--
Algunas versiones indican que Caravaggio viajó a Roma gracias a un indulto del papa; otras fuentes señalan que, en realidad, se disponía a tramitar el perdón. De todas maneras nunca llegó a la ciudad. Su barco realizó una escala en Porto Ercole y el artista días después fue encontrado muerto en una playa del lugar. Nunca pudo determinarse si Caravaggio murió por una infección de las heridas que había sufrido en Nápoles, a causa de la malaria o víctima de una insolación. Tenía 38 años de edad.
--
 VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 76



Texto: Redacción Sólo Líderes