Solo Lideres
Fernando Rodriguez y Estefanía Gómez: Campeones Mundiales de Tango 2019

Fernando Rodriguez y Estefanía Gómez: Campeones Mundiales de Tango 2019

El genio de Astor Piazzolla invade el escenario. Su obra Kicho, en la versión del Sexteto Mayor, suena en el silencio profundo de un Luna Park repleto. Desde los primeros acordes, Fernando y Estefanía cautivan y emocionan. Envueltos en sus trajes completamente negros, brillan hasta el final de la coreografía. Son hipnóticos…

En una combinación perfecta entre elegancia, sensualidad, estilo y excelencia, la pareja de bailarines se destaca del resto, y con un puntaje casi perfecto (9711) obtienen el título de Campeones Mundiales de Tango 2019. Esa noche, unas veinte parejas de distintas partes del mundo: Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Brunéi, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Grecia y Holanda, compitieron en la final de la categoría Escenario, que a diferencia del tango Pista, sorprende por su espectacularidad, sin perder la esencia del baile.
“El tango me encanta, me emociona, me hace sentir feliz”, dijo Estefanía minutos después de la consagración. “Para nosotros era una meta a cumplir y es increíble estar acá. Hay que tener muchas agallas para presentarse a un Mundial de Tango”, agregó.
Cada vez son más los bailarines profesionales y aficionados que llegan a Buenos Aires desde todas partes del país y del mundo para participar del campeonato más importante de Tango a nivel internacional. Este año, en su decimoséptima edición, fueron setecientos cuarenta y cuatro los inscriptas de treinta y seis países de los cinco continentes. Ante la estricta mirada de un jurado integrado por profesionales de la danza y veedores de la Asociación de Maestros, Bailarines y Coreógrafos de Tango Argentino (AMBCTA) durante toda la competencia, Fernando y Estefanía alcanzaron la cima de un podio compuesto por cuatro parejas de Argentina y una de Colombia. “Las competencias de tango son muy heavy, así que siento mucho respeto por todos los que participaron”, dijo Fernando, quien al momento de ganar pensó en su padre, que ya no está, su familia y amigos.
Son pareja de baile desde hace sólo cuatro años. Los presentó un amigo en común, y según cuentan los protagonistas, en el primer abrazo la conexión fue inmediata. Eso lo que se necesita para bailar y, en su caso, lo que determinó el éxito en su debut en el Mundial.
Pero para convertirse en campeones, además del deseo de ganar, hicieron falta otros ingredientes como la técnica, el ensayo y la pasión. “Nosotros no somos pareja fuera del baile, pero más allá de eso, como en todos los aspectos de la vida, tiene que existir amor por lo que hacés”, dijo Fernando, quien aclaró que los une el amor que ambos sienten por la danza. La elección del tema musical y la propuesta coreográfica también fueron determinantes: “Buscamos algo diferente que no se había hecho en el Mundial hasta ese momento”, contó.
A pesar de haber logrado el máximo puesto al que cualquier bailarín aspira y de la infinidad de escenarios del mundo que los han visto bailar, hay algo que los define: la simpleza de la gente del interior del país y la humildad de los grandes. Ahora los espera una gira por Europa, esta vez, representando a la Argentina como los mejores del mundo.


VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº77 



Texto: Redacción Sólo Líderes