Solo Lideres
Bodega BordeRío: Naturaleza, música y arquitectura

Bodega BordeRío: Naturaleza, música y arquitectura

Pura naturaleza, música de ensueño y una arquitectura que nos retrotrae a las colinas de La Toscana en Italia, sintetizan la impronta de la bodega BordeRío.

La inmensidad de la vegetación que la rodea, resalta el paisaje único con suaves elevaciones típicas entrerrianas, fauna autóctona, saludables viñedos, tupidos olivares, y un río de fondo que la enmarca. El universo epicúreo parece darse cita en este entorno natural donde se mixturan todas las culturas: gastronomía, diseño, turismo, arquitectura… Una notable multiplicidad de los sentidos, parece revalorizar la tradición vitivinícola de Entre Ríos y se potencia en sus ricos vinos. Un encuentro con Verónica Irazoqui, la mujer empresaria que lidera la Bodega Borderío, va delineando su fisonomía y ese valioso desafío que proyectó allí, el que ya está dando muy buenos frutos…
1.- Verónica ¿cómo nació tu deseo de fundar una bodega?
-El deseo de tener una bodega propia estuvo siempre latente en mí. Desde muchos años atrás, en cada viaje por nuestra bella Argentina y otros lugares emblemáticos para la industria vitivinícola, era un paso obligado visitar bodegas y disfrutar del mundo del vino. Creo que, a veces, en la vida las cosas se nos alinean y hay que provechar esas oportunidades casi mágicas. Allá por el 2012, nos enteramos de una historia que desconocíamos, a pesar de tenerla muy cerca, y descubrimos que en Entre Ríos era factible desarrollar viñedos que cumplan con los requisitos para elaborar vinos de alta calidad. Casi sin querer, vuelve a tomar fuerzas un deseo interno y pudimos materializarlo y ponerle nombre, BordeRío Bodega & Viñedos. La primera bodega de una región que había sufrido una injusta ley en 1936, prohibiendo esta actividad y perdiendo todo lo desarrollado hasta ese momento en materia de viticultura. Fue así que nos planteamos un doble desafío. Crear una bodega en una zona alejada de las tradicionales y reivindicar una región que merecía una segunda oportunidad.
2.- ¿Qué características tenía que tener el sueño que querías gestar?
-El mayor desafío del proyecto es el desarrollo de vinos de alta calidad que puedan ser comparados con otros, de cualquier región de Argentina o del mundo, y que tengan características propias que sorprendan a los paladares de los consumidores. Este desafío primordial fue alcanzado y es mejorado año a año.
Otro gran desafío de la bodega es acercar al mundo del vino a aquellas personas que lo sienten lejano y por supuesto, para que los amantes del vino puedan vivirlo a pleno.
Quien llega a nuestra bodega puede disfrutar mucho más que un buen vino. Para ello, BordeRío abre diariamente sus puertas para que el visitante puede disfrutarlo a pleno, con visitas guiadas y degustaciones. También planteamos experiencias referidas al enoturismo para que en pareja, en familia y con amigos puedan vivenciar propuestas únicas en la zona como el festejo del Día del Malbec y la Fiesta de la Vendimia, además, recitales en vivo, cenas de pasos exclusivas, eventos para días festivos con asado a la estaca y otros platos típicos de Argentina. En nuestras propuestas se ponen a flor de piel todos los sentidos.
3.- Si tuvieras que definir las características del vino que han creado, qué nos dirías?
-Nuestra finca se encuentra emplazada sobre suaves lomadas con marcada presencia de suelos calcáreos. Las brisas constantes, la pluviometría natural, las horas de sol y el trabajo de todo un equipo se manifiestan en vinos con estilo propio que dejan, en quienes los degustan, la satisfactoria sensación de haber descubierto algo sorprendente en una región que promete mucho para el desarrollo de vinos de alta gama. Contamos con distintos estilos de vinos pero la característica que predomina en todos es la frescura típica de zonas similares a nuestra región y la cual es única en nuestro país.
4.- ¿ Cómo se compone tu equipo de trabajo?
-Desde un primer momento nos hemos rodeado de un gran equipo de profesionales, muchos de los cuales tiene experiencia en manejo de viñedos en regiones similares a la nuestra fuera de Argentina. Me acompaña un grupo interdisciplinario, donde los puntos de vista y los contrapuntos siempre suman a la hora de la toma de decisiones. En la finca contamos con personal de mantenimiento de las viñas quienes se ocupan de labores como la poda, el desbrote y la vendimia, entre otras. Personal que ha sido capacitado por nosotros y quienes encuentran en BordeRío una alternativa distinta a la acostumbrada en la zona y quienes han sumado experiencia en un nuevo rubro. En la bodega contamos con personal de turismo abocado a la experiencia enoturística del visitante y en Rosario hacemos todo lo que es el manejo del marketing, ventas físicas y online, administración y contabilidad. Somos un equipo que trabaja siempre pensando en las dos premisas que comenté antes, la elaboración de vinos de alta calidad y la búsqueda de experiencias multisensoriales para nuestros visitantes.
4.- ¿Qué sueño deseas concretar en el próximo 2021?
-La bodega se encuentra en una etapa de pleno crecimiento, donde aún debe ser descubierta por muchos visitantes. El 2021 será un año donde el turismo interno estará muy activo, y nos estamos preparando para recibirlos con los mejores vinos y propuestas ideadas para ellos. También seguiremos apostando al mercado internacional mediante exportaciones, las cuales serán parte importante de la decisión estratégica.

 



Texto: Redacción Sólo Líderes