Solo Lideres
¿Es posible usar aceite de cocina y no contaminar?

¿Es posible usar aceite de cocina y no contaminar?

Como sugiere la famosa frase popular el agua y el aceite no se mezclan, y esto debe poner el alerta en cómo disponemos el aceite vegetal usado.

El aceite que usamos en casa para freír o el que utilizan los grandes generadores como locales gastronómicos o escuelas, si se vierte directo a las cañerías no se disuelve sino que forma una película que dificulta la circulación de oxígeno en el agua y genera daños irreparables en los ecosistemas acuáticos. Entonces, la separación y correcta disposición del aceite usado de cocina debe ser parte de un compromiso social y empresarial.
El aceite vertido en forma doméstica en las cañerías se mezcla con el detergente convencional que utilizamos y se genera una especie de capa que actúa como imán. Esto puede tapar las cañerías y también colaborar con la contaminación ambiental. Lo mismo aplica para los grandes generadores -como son los hoteles o locales gastronómicos- en cantidades industriales, por lo que existen distintas normativas en el país respecto de la disposición adecuada de este residuo aunque no siempre se cumplan.
Un solo litro de aceite vegetal usado (el que se utiliza para cocinar) contamina hasta 1.000 litros de agua y es por esto que es tan importante su adecuada disposición final y/o recuperación. “Es clave tomar consciencia de la situación mundial en la que estamos parados para tomar mejores decisiones para el planeta que le dejaremos a las generaciones futuras”, asegura Sebastián Soso, responsable de Comunicación de DH-SH SRL, empresa santafesina que recolecta y trata el aceite vegetal usado de la mano de puntos verdes regionales y grandes generadores de todo el país.
“Además nos interesa sensibilizar a la sociedad y sobre todo a quienes serán los líderes ambientales del futuro, por eso trabajamos codo a codo con las escuelas”, cuenta Soso. Con dos súper héroes como bandera DH-SH desarrolló un plan de concientización para los más chicos. El proyecto incluso tuvo su capítulo con un concurso en el que se premió por sus trabajos -guiados por profesionales de la empresa y docentes- a los sextos grado de todas las escuelas de Capitán Bermúdez donde la empresa tiene su planta y oficinas, y dio fruto a la edición de un libro didáctico para las escuelas participantes.
DH-SH, posee más de 15 años de experiencia en el mayor cordón aceitero y cuenta con la certificación ISCC a nivel internacional que habilita la recolección y el tratamiento de residuos provenientes de la industria aceitera.
 



Texto: Lic. César Viola Díaz