Thmubnail
Thmubnail
Thmubnail

Los objetivos de pérdida de peso pueden significar la diferencia entre el éxito y el fracaso, ya que, si son lo suficientemente realistas y están bien planificados, te mantienen enfocado y motivado, marcando un plan para el cambio a medida que se transita el camino hacia un estilo de vida más saludable.

Pero no todos los objetivos son útiles. Si son poco realistas y demasiado agresivos pueden arruinar tus esfuerzos.

Por eso, desde EQ Vida te dejamos los siguientes consejos para crear objetivos que te ayuden a bajar de peso y a mejorar tu salud en general:

CONCENTRATE EN LAS METAS DE PROCESO

Las metas para bajar de peso pueden centrarse en los resultados o bien en el proceso. Una meta de resultado, es decir qué esperás lograr al final del recorrido, podría ser bajar cierta cantidad de peso. Si bien esta meta puede darte un objetivo, no dice nada de cómo la alcanzarás.

Por otro lado, una meta de proceso es un paso necesario para lograr un resultado deseado. Por ejemplo, una meta de proceso podría ser comer cinco porciones de frutas o verduras por día, caminar 30 minutos al día o beber agua en cada comida. Las metas del proceso pueden ser particularmente útiles para bajar de peso porque logra poner el foco en cambiar comportamientos y hábitos que son necesarios para tal fin.

Metas a largo y a corto plazo

Las metas a largo plazo te ayudan a concentrarte en el panorama general. Pueden cambiar tu forma de pensar, de simplemente estar a dieta a hacer cambios en tu estilo de vida. Pero las metas a largo plazo pueden parecer demasiado difíciles, o demasiado lejanas.

Podés beneficiarte mucho al dividir una meta a largo plazo en una serie de metas más pequeñas y a corto plazo. Un ejemplo de una meta de proceso podría ser caminar 30 minutos al día. Si actualmente no caminás en forma regular, es posible que debas caminar 15 minutos al día durante 2 semanas y luego agregar cada semana 5 minutos a tu caminata.

PLANTEATE OBJETIVOS INTELIGENTES

Una buena estrategia para establecer objetivos es seguir la siguiente lista de verificación, de modo de asegurarte que tus objetivos cumplan con los siguientes criterios:

  • Específico. Un objetivo adecuado incluye detalles específicos. Por ejemplo, el objetivo de hacer más ejercicio no es específico, pero el objetivo de caminar 30 minutos después del trabajo cada día, sí lo es. Estás diciendo lo que harás, cuánto tiempo lo harás y cuándo lo harás.
  • Medible. Si puedes medir el objetivo, entonces podrás determinar de forma objetiva el éxito que tienes en alcanzarlo. No es fácil medir el objetivo "andar en bicicleta", no se puede medir como tal. Pero el objetivo de "andar en bicicleta durante 30 minutos tres días a la semana", es medible.
  • Alcanzable. Que el objetivo sea posible. Si correr es demasiado difícil físicamente para vos, entonces correr todos los días no sería un objetivo alcanzable. Podés empezar por caminar.
  • Relevante. Es importante establecer objetivos que sean relevantes y significativos para vos y para tu situación actual. No te pongas objetivos que otra persona quiera que logres. Preguntate qué es lo más importante para vos y luego determiná tus metas.
  • De duración limitada. Elegí tu objetivo y fijá una fecha límite acorde. Ponerte un límite de tiempo puede motivarte a comenzar y mantenerte en rumbo.
  • Ambiental. Cuidá que no altere tu entorno o ambiente de una manera insostenible. Por ejemplo, si decidís caminar cuando tu familia está cenando es altamente probable que no puedas sostenerlo a largo plazo. Si, en cambio, realizás tus caminatas en un horario que te permita compartir la comida, la posibilidad de éxito será mayor.

CHEQUEA TUS OBJETIVOS CON LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

Cada objetivo, ¿está formulado de manera positiva? ¿Es concreto? ¿Motivador? ¿Depende de mí?

  1. ¿Para qué quiero conseguirlo?
  2. ¿Afectará mi entorno? ¿Cómo?
  3. ¿Necesito alguna nueva capacidad para alcanzarlo? ¿Estoy seguro de hacerlo?
  4. ¿Qué recursos usaré?
  5. ¿Cuándo comenzaré a ponerlo en práctica? ¿Por dónde empezaré?
  6. ¿Cómo sabré que lo estoy consiguiendo?

Después del tiempo establecido:

  1. ¿Qué logré? ¿Pude realizar todo lo que me propuse? ¿Una parte?
  2. Si lo logré, ¿cuál es mi objetivo siguiente?
  3. Si no lo logré, ¿cuáles fueron las dificultades? ¿Cómo voy a solucionarlas? ¿Qué aprendí?

Debés estar dispuesto a cambiar tus objetivos a medida que avanzás en el plan para adelgazar. Si empezaste poco a poco y tuviste buenos resultados, quizás ya estés listo para desafíos más grandes. O bien, es probable que necesites modificar los objetivos para que se adapten mejor a tu nuevo estilo de vida.

En EQ Vida trabajamos sobre objetivos semanales para generar hábitos saludables de alimentación y mejorar tu calidad de vida. En nuestros encuentros grupales, te brindamos atención personalizada, controlamos tu peso y abordamos todos los casos desde dos enfoques: nutricional y psicológico. Así, nuestro equipo interdisciplinar de profesionales se alterna teniendo una semana un encuentro con psicólogos y otro con nutricionistas. De esta manera te acompañamos y motivamos para que llegues con éxito a tu meta final.

+ INFO

WhatsApp: +54 9 341 7197 896

Instagram https://www.instagram.com/eqvidarosario/?hl=es-la

Facebook https://www.facebook.com/eqvidarosario/